La meditación de los 7 planetas interiores para abrirse a los exteriores

Prepárate para meditar como de costumbre, sintoniza con tu cuerpo y con tu consciencia y sigue los siguientes pasos. Empezando por los pies…

(1) Observa cómo estás posicionad@ en tu vida en este momento. Observa si estás realmente de pie en tu vida, o si por el contrario estás de rodillas, tumbad@, hech@ un ovillo… Sea lo que sea que percibes, recuerda, no hay nada que juzgar, sólo nota cómo te encuentras situad@ dentro de tus límites, en tu poder y en tu auto-estima. Lleva tu respiración a tus pies y aterriza en tu Poder…

(2) Ahora ve hacia tu zona sexual-genital. Nota si estás intentando controlar algo o a alguien, y observa lo que sientes al intentar controlar. Observa cómo te sientes al perder poder en las zonas en que intentas tener poder pero en realidad no tienes ninguno. Suelta el control e invoca el Poder para que vuelva a ti. Respira hondo en esta zona. Y ahora mueve tu atención hacia…

(3) Tu estómago- obtén una impresión de lo que tus vísceras te están diciendo, lo que tu YO te está diciendo, tu estima: cómo te sientes acerca de ti mism@? No juzgues nada, sólo observa. En tu próxima respiración dirige la inhalación hacia tu estómago para que se expanda – llénate de valía y autoestima espiritual: eres suficiente porque estás AQUÍ

(4) Deja que esa verdad se instale en tu corazón, siente tu cuerpo en tu pecho, tu espalda media, respira por tu corazón y observa si se te has estado restringiendo con juicios acerca de ti mism@ o de otras personas. Respira de nuevo y deja ir esos juicios: somos quienes somos y estamos donde estamos. Y está bien así. Toma un momento para sentir tu corazón. Traslada esa bella auto-aceptación y compasión hacia tu garganta…

(5) Y tu cuello: rastrea las cosas que necesitas decir y no has estado diciendo, y quizás también lo que has estado diciendo y no es útil ni hábil decirlo. Sin juzgar nada, únicamente estás empoderando tu Voz ahora. A veces el Poder está en el Silencio. Otras veces lo encuentras cuando gritas, y tú puedes conocer la diferencia simplemente alineándote con tu espíritu. Y puedes hacerlo ahora.

(6) Dirige la atención hacia tu mente- destensa la mandíbula, el cuero cabelludo, y tu rostro, observa tus pensamientos durante unos instantes. Qué es lo que circula por tu mente? Tus pensamientos no son tan poderosos… La mayor parte del tiempo tus pensamientos solo son el resultado de energía emocional no reconocida. Reconoce tus pensamientos, pues, y siente cómo se marchan y cómo se despeja tu mente. Ahora dirige tu atención hacia…

(7) Tu campo áurico, espiritual y energético, contacta con tus sentidos energéticos y tu conexión con el poder superior, el sistema de energía de la vida, del planeta, del universo- toma un momento y aprecia lo grande que es todo. Es mucho más grande que tú y sin embargo eres parte de esa grandeza, y eres relevante dentro de esa inmensidad…

Amen

 

Anuncios