En nuestras sociedades y culturas patriarcales, Venus se ha convertido literalmente en un eslabón perdido al tender a darse por perdida de manera generalizada nuestra expresión y conexión con la Diosa. El continuo culto al logos no nos deja a la mayoría conectar de manera natural con el poder que reside en nuestros cuerpos y en nuestras emociones, lo que suele resultar en una pérdida de poder continua al estar renunciando a una parcela tan importante de nuestra psique – lo femenino sagrado. Esto también ha tenido repercusiones a nivel astrológico, de manera que Venus es a menudo un factor poco comprendido y sobresimplificado; cuando la realidad es que es una fuerza decisiva en el horóscopo que determina nuestra capacidad de pasar de lo que estamos pre-destinados a ser…a lo que está en nuestro potencial llegar a ser. Si no hay Venus, no hay Paraíso.

La belleza en toda su multidimensionlidad es inherente a Venus. Durante su ciclo perfectamente simétrico, brilla visible en los cielos matutinos y vespertinos en diferentes momentos. Su desaparición de los cielos occidentales y su resurrección en el este llevaron a los antiguos a verla como una diosa dual tanto del cielo como de la tierra. Venus es placer y belleza, tanto en cuerpo como en espíritu- o lo que es lo mismo, si no hay autoestima, no hay florecimiento del Ser.

En la tradición astrológica, Venus simboliza lo que es atractivo, placentero, beneficioso y ventajoso. Sus aspectos celestiales y terrenales brillan a través de su conexión con Libra y Tauro. En su dominio terrenal de Tauro como afrodita pandemos, ella encarna los valores y recursos del mundo material que representan lo que tú encuentras atractivo, así como tu capacidad para ser atractivo. Venus es la ley de atracción que pone en valor lo que consideras que vale la pena; por lo tanto, atrae a nivel energético lo que es de sustancia. Al estar alineada con los recursos, tesoros, fortunas y ornamentos, a Venus se la asoció con el dinero como un útil para el intercambio. A nivel económico, Venus simboliza el dinero, como el factor de unidad en el comercio. En su vertiente afrodita urania, Venus está orientada a las relaciones y, de la misma manera, el dinero implica intercambio y comercio. El dinero nos invita a forjar una relación con lo que encontramos atractivo, placentero y digno, no solo materialmente, sino también psicológica y espiritualmente. Los dos lados de Venus forman un todo; en su lado animado y estético, Venus necesita una relación establecida desde el alma con el mundo material. De esta manera, ella representa un sentido interno del valor que anhela ser apreciado, honrado y respetado. En la jerga psicológica, se trata de tu autoestima, de tu valor intrínseco, tus valores innatos y tu mérito auténtico. Venus simboliza el proceso de llegar a ser digno y merecer sentirte abundante, complacido y próspero.

Siendo la diosa de la sexualidad y el amor, Venus también se enfoca en las relaciones íntimas. Los temas de Venus en las relaciones se centran en valores compartidos, el sentirte amado y apreciado, el placer, el afecto y la sensualidad. Por lo tanto, el patrón arquetípico de Venus a menudo se entrelaza con cuestiones tanto de amor como de dinero, como lo ilustran las letras de las canciones populares. ¿Son los diamantes realmente el mejor amigo de una chica? ¿Es verdad que el dinero no puede comprar el amor? ¿Puede el dinero compensar o sustituir al amor? La jurisprudencia de Venus sobre el dinero es multidimensional: a nivel material es la liquidez, el dinero en efectivo y la moneda, las acciones y bonos, los fondos de inversiones, los activos, el capital, los diamantes y el oro. En otros niveles, Venus significa tus valores personales y tu estética interior. Y en el estrato más profundo al nivel del alma, es en tu auto-aceptación y amor propio donde la raíz primaria del dinero encuentra su sustento.

Vemos como Venus, pues es el verdadero pegamento que mantiene los múltiples niveles, de los que forma parte tu vehículo físico, armonizados y atraídos en un propósito común, como los bellos pétalos que conforman el esplendor natural de una rosa en pura geometría sagrada.

Conocer bien a Venus en tu horóscopo y ver de qué maneras se le está impidiendo su expresión es fundamental para vivir una vida plena de auto-realización. Venus no es una opción: es una necesidad.  Como tal, este artículo es una invitación y recordatorio para que te pongas manos a la obra y empieces a investigar cómo tus patrones de pobreza pueden estar creando tu vida a tus espaldas.

Si quieres obtener una lectura exhaustiva y personalizada de tu Parte de la Fortuna por signo y casa, así como de todos los indicadores de Dinero y Abundancia en tu carta natal, haz click aquí: Informe Dinero y Abundancia

Temas: Astrologia, Astrologia Arquetipica, Arquetipos, Astrologia Karmica

astrología arquetípica

Marzo de 2020: Tu nivel…


Rosana Cueto Merayo
17 May 2019

En esta fecha probablemente vamos a ver cómo culmina una tendencia de la que ya hemos estado teniendo anticipos con…

Leer Mas

astrología arquetípica

Sol, Venus, Júpiter, Descendente…¿Sabes ya…


Rosana Cueto Merayo
15 May 2018

Aquí una lista de cualidades “positivas” que forman parte de ti pero que, quizás, sólo las ves presentes en otras…

Leer Mas

Nuevo Pack de 5 sesiones

astrología arquetípica

Alinear la personalidad con el…


Rosana Cueto Merayo
29 Mar 2019

Cada uno de nosotros tiene una personalidad con una ruta de viaje única y un destino al que dirigirnos dentro…

Leer Mas